Dos a tres semanas previo a su cirugía se le pedirá una valoración médica especializada preoperatoria, complementado con una serie de pruebas de laboratorio y radiológicos, basados en el procedimiento quirúrgico a realizar y la individualidad de cada paciente; buscando de esta forma anticipar, conocer y estabilizar cualquier alteración sobre su condición médica.