Los materiales de relleno permiten revitalizar la piel, corregir surcos y reponer volúmenes perdidos por el envejecimiento cutáneo en determinadas zonas de la cara y cuerpo, mediante un procedimiento sencillo.

Hoy en día existen diferentes tipos de materiales de relleno para corregir y recuperar los volúmenes perdidos y todos ellos tienen en común que son totalmente Bio compatibles y reabsorbibles.

LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS RELLENOS

Indicamos uno u otro material de relleno según el diagnóstico. No obstante, todos estos materiales de relleno deben cumplir los requisitos exigibles e indispensables para su utilización:

  • Eficacia.
  • Seguridad : biocompatibles no inmunógenos, biorreabsorbibles controlados en el tiempo, biodegradables e inmunológicamente inactivos (no precisan pruebas de alergia antes de la inyección).
  • Durabilidad : la media de duración de estos rellenos está entre seis meses y un año. Sin embargo, los hialurónicos destinados a restaurar pérdidas de volumen mayores, por sus características de reticulación y cohesión, pueden llegar a durar hasta 18 meses.

ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico es el producto de relleno más frecuente y seguro; compuesto presente naturalmente en el organismo. En función de la densidad del ácido hialurónico, puede emplearse para corregir diferentes problemas estéticos:

  • Arrugas faciales estáticas:
    • Frente (surcos de preocupación).
    • Surcos periorbitarios (patas de gallo).
    • Surcos peribucales (labio superior y sonrisa).
    • Surcos glabelares.
  • Estructura de los labios:
    • Refuerzo de volumen.
    • Definición del borde bermellón.
    • Definición de la cresta del filtro.
    • Eliminación de comisuras bucales.
  • Reafirmación facial:
    • Aumento de mejillas.
    • Aumento de barbilla.
    • Aumento temporal.
    • Aumento infraorbitario