En America Latina,  Mexico es uno de los países lideres en el campo de la Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, sumando un centenar de destacados especialistas, quienes gracias a su esfuerzo, dedicación y pasión por su trabajo,  han aportado grandes innovaciones y conocimientos a la Cirugía Plástica Mundial. 

La formación de un especialista en Cirugía Plástica actualmente requiere de trece a quince años de preparación teórico-práctica en Universidades e Instituciones hospitalarias, necesariamente reconocidas por la Secretaria de Educación Publica (SEP), la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva (AMCPER) , el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva (CMCPER); además debe continuar actualizando cada cinco años, su cédula de especialista, sumando un número determinado de puntos por asistencia, participación y docencia, durante los años que desee mantener su Certificación como especialista vigente. Esto ha llevado, igual que en muchos otros países de la región, incluyendo a los Estados Unidos de America, a la proliferación de médicos deshonestos, especialistas en otras areas, médicos generales autoproclamados médicos estéticos, pseudomédicos, los cuales finalmente son charlatanes, que buscan bajo diferentes pretextos convencer y engañar, la mayor cantidad posible de pacientes, ante su falta de preparación educativa y profesional. 

En México, después de muchos años de caer la población en manos de falsos especialistas con resultados muchas de las veces y en el mejor de los casos atroces o deformantes; con el esfuerzo de notables especialistas miembros activos de la AMCPER, Senadores y Diputados Federales preocupados por hacer su mejor labor;  se ha resuelto para bien,  legislar y establecer, detalladamente las reglas del juego, beneficiando así, a las personas que buscan un especialista formal en el área de la Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva; por lo tanto pseudomédicos ó médicos no especialistas en el área, al insistir realizar cualquier procedimiento de Cirugía Plástica Estética, podrían afrontar sanciones penales legales ya establecidas por usurpación de funciones.