Un tercio de los adolescentes durante su desarrollo experimentan crecimiento mamario y la involución suele producirse antes de los 20 años, de los cuales más de un 80% regresan a su estado normal en tres años ó menos. El pecho masculino puede desarrollarse por un aumento tanto de la glándula como del tejido graso de la piel, así como por problemas hormonales. 

Se evalúa para determinar la mejor técnica quirúrgica, removiendo el tejido glandular a través de una incision en semi-luna en el borde inferior de la areola, complementado usualmente con liposucción de la parte 

anterior y lateral del tórax. Se deja drenaje por 24 hrs de cada lado intervenido, usando vendaje compresivo para luego ser retirado y cambiado por el uso de un chaleco post quirúrgico que debe ser usado la mayor parte del tiempo por las siguientes 2 semanas, tiempo en el que igual se retiran suturas. 

Si la Ginecomastia persiste posterior a la adolescencia, las técnicas de reducción se basan en distintas incisiones alrededor de la areola o por el interior de la misma, para buscar eliminar la mayor cantidad de tejido graso y mamario posible.