Los efectos negativos del tabaquismo en prácticamente cualquier parte del cuerpo están muy bien documentados; pero específicamente al tratarse de Cirugía Plástica Estética, el cigarrillo compromete los procesos de cicatrización al inhibir ó disminuir el flujo sanguíneo a los tejidos, por lo tanto dificulta el aporte de oxigeno a las células del cuerpo; particularmente en cirugías donde los tejidos son movilizados y seccionados, para mejorar la apariencia y/o función. De ahí la importancia de conocer y ser honesto consigo mismo, sobre la necesidad de suprimir el uso del tabaco cuando menos dos semanas previo hasta dos semanas posterior a su cirugía. 

Es importante que sus tiempos de coagulación se mantengan lo más cercano posible a lo normal, y el tomar bebidas con Alcohol diluye o prolonga los tiempos de sangrado, dificultando el trabajo del Cirujano Plástico al tratar de detener sangrados inesperados. Otras de las razones para evitar el alcohol previo o posterior a su cirugía son la afección al Sistema Inmune y los cambios que ocasiona en la piel propiamente, generando perdida de hidratación, resequedad y enlentecimiento en los procesos de cicatrización de las heridas, así como una incidencia mayor de cicatrices más notorias.